Catedral de Santa María de Urgel

La catedral de Santa María de Urgel,(catalán: catedral de Santa Maria d'Urgell o catedral d'Urgell) es un templo católico situado en la localidad catalana de Seo de Urgel, sede catedralicia del obispado de Urgel.

Es la única catedral íntegramente románica de Cataluña, considerada un ejemplar único dentro del arte románico en Cataluña por sus características italianizantes, altamente visibles en la ornamentación de la fachada y la galería abierta de la cabecera del templo.

El templo actual data del siglo XII y está presidido por Virgen de Urgel (Magna Parens o Magna Domina Urgellitana), patrona de la ciudad. Esta talla policromada del siglo XIII, situada dentro del absidiolo del altar mayor, es de estilo románico y fue restaurada en 1922. Se la conoce también como Nuestra Señora de Andorra, pues según la tradición había estado escondida en Andorra durante la invasión sarracena. La ciudad de la Seo de Urgel, toma precisamente este nombre por el hecho de ser la sede episcopal del obispado de Urgel y acoger la catedral en ella.

Las obras del edificio actual se iniciaron bajo el obispado de Odón de Urgell (1116-1122). La obra quedó interrumpida debido a los continuos enfrentamientos entre el clero y los condes de Foix. En 1175 se encargó a un maestro de obras, Ramon Llambard, que continuara con las obras. Llambard se comprometió mediante contrato a completar la bóveda en un plazo máximo de siete años. El compromiso incluía la finalización del cimborrio y rematar la altura de los campanarios, añadiendo una hilera de piedras que los elevaran por encima de la bóveda. Llambard colaboró también en la construcción de la Basílica de San Miguel de Pavía. En 1195, la ciudad de la Seo sufrió un asedio por parte de Arnau de Castellbó y Ramón Roger de Foix. La catedral se convirtió en la defensa de la ciudad debido a sus características que la convierten casi en fortaleza. Seo de Urgel fue liberada después de que el clero abonara un rescate de 30.000 sueldos lo que provocó una crisis en las arcas clericales. Por ello, las obras del templo quedaron paralizadas a finales del siglo XII y jamás fueron retomadas por lo que el templo quedó inacabado. Sólo se continuaron las obras del claustro.

Además del altar dedicado a Santa María, tuvo otros cinco más: de san Esteban, del Santo Sepulcro, de san Justo, de Santiago y de san Ermengol, éste último dedicado al obispo que poco después de su fallecimiento en 1035 ya era venerado como santo. La actual catedral de Santa María de Urgel fue iniciada por el obispo Odón, entre los años 1116 y 1122, fruto de la prosperidad de la época. Con la muerte del obispo Odón en 1122 las obras avanzaron lentamente y no fue hasta el mandato del obispo Arnau de Preixens (1167-1195) que la construcción recibió un impulso decisivo. En el año 1175 se hizo un contrato con Ramon Llambard (Raimundus Lambardus), por la que este maestro se comprometía en un término de siete años a cerrar las bóvedas, levantar los campanarios por encima de ellas y acabar el cimborrio.

El año 1931 el conjunto catedralicio fue declarado monumento histórico-artístico. La catedral de santa María es un edificio peculiar dentro del románico catalán ya que cuenta con algunos elementos italianizantes, poco frecuentes en otros monumentos de la época. Estos elementos son visibles en la decoración de la fachada que se encuentra coronada por un campanario de dos pisos con ventanas geminadas. Otra de las características diferenciales es la galería situada en la parte superior del transepto y el exterior del ábside. La iglesia tiene cinco puertas de acceso: tres están situadas en la fachada principal, mientras que las fachadas norte y sur disponen de una puerta cada una. Las portaladas laterales son las que presentan una decoración más elaborada, datada en el siglo XIII. Tanto los muros como las torres situadas a ambos lados de la fachada y las dos que se encuentran a ambos lados del crucero son extremadamente gruesos, por lo que se cree que los arquitectos originales pensaron que el templo podría servir tanto para el culto religioso como de lugar de refugio en caso de que la ciudad se viera atacada. La fachada principal está situada hacia el oeste, ya que como era costumbre el templo se orientaba de levante a poniente. Es de piedra bicolor (gris-rojizo), con una sumptuosa ornamentación que contrasta con el resto de otras fachadas en general más simples de otros templos románicos de la zona con escasa decoración. Los sillares son de granito probablemente extraidos del río Valira. Se encuentra esta fachada flanqueada por dos torres adosadas de planta rectangular y octogonal en la parte superior.

El cuerpo central de la fachada consta de tres puertas que dan paso a las tres naves del templo, las laterales con tres arcos sin ninguna clase de decoración y la central, está muy elaborada y el modelo es muy parecido a los otros tres portales del templo. Tiene cinco arquivoltas que descansan sobre pilastras cuadradas y dos columnas por lado de fuste liso y redondo, con capiteles decorados con escenas de personajes y animales en lucha o cazando. En ambos lados del arco de la puerta se encuentran tres parejas de grandes leones, situados a tres niveles en su parte superior, dos altos relieves que representan a leones devorando a personas, otra pareja junto a las impostas y la última pareja en la parte inferior a ras de suelo. En los laterales de la entrada hay incrustados «huevos» románicos símbolo de la vida y resurrección y en el arco superior más exterior pequeños rostros humanos. Está rematada por un campanario, que se encontraba oculto en el interior de la antigua torre del reloj, hasta unas obras realizadas en el año 1950. El campanario es una torre de dos pisos coronados con almenas, en el superior con ventanas de tres arcos de medio punto y finas columnas en cada uno de sus cuatro lados, que en el piso inferior se convierten de dos arcos. El tejado es a dos aguas y tiene una cornisa realizada con tres frisos, dos decorados con dientes de engranaje y el de su interior con zig-zag, por debajo de esta cornisa se muestran tres tramos de arcos ciegos, cada tres de estos arcos separados por columnas adosadas al muro, que enmarcan una ventana central con arquivoltas y dos óculos laterales.

La catedral es de planta basilical de tres naves dividas en cuatro tramos, que desembocan en un gran transepto donde en todo su muro este se encuentra la cabecera del templo con cinco ábsides, dos en cada lado del central inscritos en el grueso muro del transepto por lo que no se aprecian desde la parte exterior del edificio, el central es el único que forma un gran semicírculo hacia el exterior y abarca todo el ancho de la nave principal. No se han conservado documentos que permitan comprobar cómo era la planta original aunque se puede suponer que su distribución tenía que ser muy similar a la de otros templos construidos durante el mismo periodo, como el de Ripoll, San Vicente de Cardona o el de San Saturnino de Tabérnolas.

Las pinturas murales románicas del ábside central se encuentran en el Museo Nacional de Arte de Cataluña realizadas por el llamado maestro de Urgel en el siglo XII, junto con el retablo gótico pintado por Bernat Despuig y Jaume Cirera. El museo diocesano del obispado de Urgel se encuentra situado en el conjunto catedalicio, concretamente en el sector meridional anexo al claustro de la catedral, en la antigua iglesia de la Piedad y la sala capitular. Alberga obras de toda la diócesis y se creó en el año 1957 bajo el mandato del obispo Ramón Iglesias y Navarri. Posteriormente entre 1981 y 1983 se amplió a través de la Casa de Decanato. Una de las obras más importantes es el Beatus de Urgel copia del Beato de Liébana del siglo X, ilustrado con Comentario al Apocalipsis. La colección se constituye básicamente por objetos religiosos que provienen desde el siglo X hasta el siglo XVIII, con vasos relicarios de marfil, cobre o madera pintada, posee tejidos orientales de los siglos XI y XII entre los que destaca la capa de san Ermengol. Se encuentran piezas de orfebrería gótica, renacentista y barroca. Contiene el museo fragmentos de pinturas murales pertenecienes a iglesias de su diócesis así como también numerosas tallas de vírgenes románicas. En el 2012 se ha restaurado el sarcófago relicario de San Ermengol datado del año 1616, es el más antiguo que se conserva de los se habían usado para las reliquias del santo y procesionar por la población para su veneración, hasta la construcción de una nueva urna de plata. La importancia de la capilla musical se ve reflejada por el importante número de maestros de capilla que tuvo y por la importancia de quienes formaron parte.

La catedral, entre muchas otras glorias históricas, puede vanagloriarse de haber tenido como maestro de capilla durante muchos años uno de los mejores músicos de todo el Renacimiento catalán: Joan Brudieu (1520 - 1591). Personaje que da nombre al Paseo principal de la población de la Seu de Urgel y al Festival Internacional de Música Joan Brudieu, que se organiza en su honor.

El templo ha tenido varias restauraciones en el siglo XX. La primera la inició Josep Puig i Cadafalch en 1918. Entre 1955 y 1974 la iglesia fue restaurada de nuevo.

Fuente de la descripción: http://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Santa_María_de_Urgel wikipedia

Dentro de Catedral de Santa María de Urgel también puedes encontrar: Museo Diocesano de Urgel ,

Lugares de interés turístico en los alrededores "Catedral de Santa María de Urgel":

Sitios similares por:

Arquitecto definición de arquitecto Josep Puig i Cadafalch
Estilo definición de categoría Románica
Categoría definición de categoría iglesia
Material definición de material
stone
Precio definiciones de precios gratuito
Coordenadas geográficas 42.3577780, 1.4616670
Dirección 25700 Seo de Urgel, Carrer de Santa Maria 16
Fechas de construcción 1116 - 1182

Cómo llegar